Nuestro impacto

El maltrato y la violencia

El maltrato y la violencia afectan la autoestima de niñas, niños y adolescentes y pueden ocasionar consecuencias a largo plazo. En el estudio realizado de acuerdo a base de datos en denuncias (INFA), se muestra que mas del 44% de los niños de entre 6 y 17 años en Ecuador, están expuestos a castigos violentos (golpes, insultos, abusos sexuales y psicológicos). Estos comportamientos violentos, se encuentran además en el sistema educativo. El 30% de niños sufren golpes y el 18 % sufren mofas de parte de sus profesores. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) , las víctimas corren el riesgo de sufrir problemas conductuales, físicos y mentales como:

  • Actos de Violencia (como víctimas o perpetradores)
  • Depresión
  • Obesidad
  • Comportamientos Sexuales de Alto Riesgo
  • Embarazo no deseado
  • Consumo indebido de alcohol y drogas
  • Desempleo
  • Enfermedades del Corazón y Cáncer
  • Suicidio
  • Infecciones de Transmisión Sexual

Se pretende evitar que se continúe con el circulo de maltrato y abuso que viene siendo parte de la crianza de estas familias y podría continuar con las siguientes generaciones. Estos problemas han llegado a ser parte de la cultura de estas poblaciones, a lo que Di Nito explica que la solución para la llamada “Pobreza o maltrato por Cultura” es la niñez, “ Es necesario desarrollar una estrategia para que se pueda interrumpir la transmisión de los valores de clase social baja de generación en generación.

La estrategia debe tratar de prevenir la socialización de los niños dentro de ambientes de inestabilidad familiar, falta de motivación, crimen y delincuencia, entre otros.” (2010).

Además de las mencionadas consecuencias psicológicas y sociales para la población, el maltrato infantil tiene un impacto económico que abarca costos onerosos que podrían ser evitables como:

  • La hospitalización del niño u adolescente por el daño causado por el abusador.
  • Los tratamientos psiquiátricos y psicológicos consecuencia de los traumas a los que se debe dar tratamiento.
  • Servicios e intervención social para la infancia cuando existe un conflicto familiar en el que hay que retirar a los niños de sus hogares.
  • Los costos sanitarios a largo plazo.

La violencia es un desencadenante preocupante de problemas como embarazos no deseados, a causa de violaciones, o en convivencias con sus parejas. Todos los problemas antes nombrados pueden ser evitables y ahorrarían al gasto público millones de dólares con la Prevención. La esperanza de una población con comportamientos constructivos y de mejores realidades depende de cuanto estemos invirtiendo en la niñez en este momento. Ecuador ha hecho mucho, pero aun queda un gran camino por recorrer para erradicar la desigualdad, la violencia y la pobreza que son los males más arraigados en nuestra sociedad.